Como muchos debéis saber, el Tribunal Supremo, por sentencia del pasado 14 de diciembre de 2017, declaró la validez de las hipotecas en que el interés estaba referenciado al índice IRPH, considerando que no implicaba ni falta de transparencia ni abusividad.
El IRPH, o Índice de Referencia de Precios Hipotecarios, es uno de los índices de referencia que se hacen servir para calcular los intereses de los préstamos hipotecarios, juntamente con el EURIBOR, que es el más conocido y empleado. Hasta el año 2013 había tres tipos de IRPH: de cajas, bancos y cooperativas; a partir de ese año se sustituyen por el índice de entidades, calculando con el tipo mediano de interés de préstamos hipotecarios a más de tres años para la adquisición de la vivienda libre, otorgado por las entidades de crédito a España. Se ha criticado esté índice porqué, a diferencia del EURIBOR, las dadas para su cálculo las fijas el Banco de España basándonos en la información enviada por las entidades bancarias, dadas que no son públicas y que han generado dudas sobre su posible manipulación. A más, y a diferencia también del EURIBOR, este índice no ha experimentado grandes bajadas los últimos años, lo que supone que los clientes que firmaron hipotecas vinculadas con este índice no se han beneficiado de las bajadas del tipo de interés.

En su sentencia, el Tribunal Supremo entiende que la sujeción al índice IRPH en los préstamos hipotecarios no supone una cláusula abusiva, sino una condición general de la contratación que hace referencia a un índice regulado legalmente, y que el índice no puede ser objeto de control en la mesura que ha estado fijado de conformidad con la ley. También considera que era un índice perfectamente comprensible para el consumidor en el momento de la celebración del contacto. Y en cuanto a su evolución posterior más favorable, se considera por el Tribunal que no se tiene que hacer juicio retrospectivo, ya que se tiene que tener en cuenta que los diferenciales al índice IRPH eran más reducidos que los aplicables a los prestamos referenciados en el EURIBOR, por lo cual pone en entredicho un carácter más beneficioso del EURIBOR en frente del IRPH, más cuando para hacer esta valoración se tendría que atender en el total de durada del préstamo hipotecario, y no tan solo en el momento actual.

Aun así, se tiene que mencionar que dos magistrados manifestaron su opinión discrepando por medio de un voto particular.  A su parecer, el índice IRPH es más complejo para un consumidor mediano, el que obligaría a las entidades bancarias a dar una mayor información sobre el alcance y funcionamiento de este índice. Al no haberlo hecho, según su opinión, no se superaría el control de transparencia de la cláusula, el que ocasionaría su nulidad por abusiva, de acuerdo con la jurisprudencia del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea.

Por lo tanto, y aunque parece que la controversia judicial entorno a este índice ha finalizado, el cierto es que todavía hay que ver si en un futuro la Justicia Europea se pronunciará sobre el mismo, y si corregirá o no al Tribunal Supremo español, como ya hizo con las cláusulas suelo.

Miquel Garcias

Abogado

PRAT SÀBAT ADVOCATS