Tanto la prescripción de los delitos como la prescripción de las penas se configuran en el Código Penal como causa de extinción de la responsabilidad criminal por el simple efecto del paso del tiempo. Eso quiere decir, que una vez transcurrido el plazo marcado en la ley, ninguna responsabilidad penal se puede exigir.

Mientras que, en la prescripción del delito lo que se extingue es la responsabilidad criminal propiamente dicha y supone la imposibilidad de imponer una condena, en la prescripción de la pena lo que se extingue es la posibilidad de extinguir el cumplimiento de una pena firme impuesta.

A pesar de haber mucho debate sobre la justificación de la prescripción, tanto de los delitos como de las penas, ésta la tenemos que buscar en el principio de seguridad jurídica. Es decir, en qué se ha de poner un límite a la posibilidad de que nos condenen por un ilícito penal i a la posibilidad de que nos cumplan a cumplir con la pena a que nos hayan condenado por sentencia firme.

Por otro lado, para que opere la prescripción del delito y de la pena, se ha de producir una inactividad en la persecución del delito y en la ejecución de la pena, respectivamente, y que ésta se prolongue durante un periodo de tiempo que variará en función del delito y de la pena en cuestión.

Evidentemente, el periodo que tiene que transcurrir a fin de que prescriba un delito de asesinato no es el mismo que el que transcurre para que prescriba un delito de hurto. Del a misma manera, una pena de prisión de un año tiene un plazo de prescripción mucho más corto que una pena de prisión de 16 años.

El Código Penal, en los artículos 131 y 133, recoge los periodos que han de transcurrir para que se produzca la prescripción de los delitos y de las penas, en función del delito y de la pena de la que se trate.

No obstante, se ha de tener presente que los delitos de lesa humanidad, genocidio y terrorismo, cuando éstos últimos hayan causado la muerte de alguna persona, y las penas que por éstas se impongan, son imprescriptibles. Por tanto, con independencia del tiempo que haya transcurrido, la responsabilidad criminal siempre será exigible.

Joan BLANCO GINÉS

Abogado

PRAT SÀBAT ADVOCATS